El campo magnético de la Tierra existe gracias al cuarzo