La actividad hidrotermal de Encélado, una cuna para la vida