La radiación cósmica causa estragos en nuestros dispositivos