La Tierra primitiva tenía una atmósfera rica en metano