Las barreras antárticas no son tan impenetrables como se creía