La carga inalámbrica de largo alcance ya es una realidad