Un nuevo metamaterial alcanza los límites teóricos de rigidez